8 DE MARZO: Ni flores ni declaraciones… exigimos derechos y garantías


ANTE EL TERCER PARO MUNDIAL DE MUJERES 2019

Este 8 de marzo una vez más las mujeres del mundo nos daremos cita en esa fecha en que hace más de 100 años la entonces Internacional Socialista lodeclaró como día internacional de la lucha de las mujeres trabajadoras por sus derechos, a moción de la socialista feminista Clara Zetkin, en la Ciudad de Copenhague.

Nació como un día internacional porque la humanidad no tiene fronteras y así ha renacido en este nuevo siglo XXI.

Nació de las mujeres trabajadoras porque quienes viven de su trabajo son la fuerza social que empuja los grandes cambios y por eso hoy retoma la forma de lucha de su clase, el paro.

Y nació de las socialistas porque este es el sistema que podrá vencer al capitalismo patriarcal que como organización social se ha transformado en una traba para el desarrollo de la humanidad y se vuelve cada día más injusto, depredador y violento.

Estamos viviendo un cambio histórico. La mitad del cielo, como refiere un viejo refrán chino, ha decidido romper las cadenas que la ataron más cerca del infierno. El triunfo de las mujeres en el mundo hará nuestras relaciones humanas más dignas, más libres, más felices para todos, hombres, mujeres, niños y niñas, e identidades disidentes.

Asistimos a una revolución de las mujeres en el mundo que por tercera vez recorrerá el planeta al grito de basta, queremos igualdad de derechos. Las mujeres en Argentina somos protagonistas de esa revolución.

La tarea sin embargo es larga y dura.Este año nuevamente hemos sufrido una larga lista de mujeres e identidades disidentes, víctimas de la violencia patriarcal. El estado y los gobiernos son responsables. Hay tareas que se debieron cumplir y no se hicieron.

Ni flores ni declaraciones. Para acabar con la violencia machista se requieren políticas de estado que están faltando.

La brecha salarial alcanza el 27% para los empleos formales y supera el 35% para la informalidad. El crecimiento de la desocupación de la mano de la recesión golpea especialmente a las mujeres que por su condición de madres la sufren en mayores porcentajes. En cambio, el gobierno nacional ha reducido el presupuesto HACIENDO FUTURO JUNTAS. En el 2018 este programa contaba con $4.841.100.0007, mientras que en 2019 contará con $3.658.695.500 pesos. En términos reales, una pérdida del 44%.

 

En materia de prevención a la violencia el presupuesto se redujo un 18%. La Nación aporta apenas 11 pesos por cada mujer para 2019.

En el 2016 el gobierno nacional anunció el Plan Nacional de Acción para dar sustento a la ley 26485 de lucha contra la violencia hacia la mujer. Entre sus medidas se comprometió a la construcción de 36 hogares de refugios con 600 millones de los 750 que tenía este plan y que concluiría en 2019. El plan no se cumplió. Solo se construyó 1 y 3 están en planes: en Junín, La Plata y Quilmes.

En 2017 el presidente Macri anunció la construcción de 3.000 jardines de infantes, cuestión vital para dar solución a las madres trabajadoras. Luego cambió la meta por 10.000 aulas. Se estima que terminará su mandato habiendo construido 2800 aulas, un tercio de lo prometido. En 2018 el presupuesto previsto en 6 mil millones se redujo a 3,6 mil millones y en noviembre solo se había ejecutado el 50%. Para 2019 se redujo aún más, a 2,5 millones para construir 788 aulas.

En 2018 el movimiento de mujeres dio una gran batalla por lograr una ley injustamente postergada por gobiernos anteriores, la ley por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito que ya existe en el 61% de los países del mundo. El senado de la nación, con el voto de oficialistas y opositores le dio la espalda a las mujeres y sostuvo su clandestinidad, arrojando a nuevas mujeres, especialmente adolescentes y pobres,a la muerte, a sufrir la muerte o la mutilación de sus órganos reproductores por malas praxis o a maternidades no deseadas. Los sufrimientos de las niñas víctimas de Salta, Jujuy, y Misiones este año debieran retorcer las conciencias de todos aquellos que siguen aún hoy postergando este derecho y se niegan a ponerlo nuevamente en debate en el Congreso para no romper sus mezquinas componendas con las iglesias y sectores retrógrados de los poderes de nuestro país.No nos unimos a los pañuelos celestes porque ellos nos condenan a más muertes.

La reducción de los planes nacionales para la protección e igualdad de las mujeres tienen una explicación. El gobierno nacional y la oposición el congreso tienen otras prioridades. El pago de los intereses de la estafa de la deuda externa que este año se llevará el 14,9% del presupuesto nacional. Más que la suma del presupuesto destinado a los Ministerios de Justicia y Derechos Humanos (menos de 1% del total), Producción y Trabajo (menos de 1% del total), de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología (5,38%), y Salud (1,82%)

Por casa no andamos mejor. Este año el presupuesto de la Ciudad ha dedicado solo 250 millones a la Dirección de la Mujer. El 0,08%. 100 veces menos que el presupuesto dedicado a reparación de veredas que ascenderá a 2.300 millones de pesos.

Los Centros integrales de mujer que se completaron para llegar a uno por comuna, se hicieron con convenios tercerizados a asociaciones particulares en lugar de formar parte de las plantas permanentes ingresados por concurso público, nuevas formas de precarizaciones laboral y del propio servicio.

Una mujer que requiere un juicio por violencia sigue sin tener patrocinio legal gratuito. Las 3 casas de refugio que tiene la ciudad no sostienen una estadía sostenible en el tiempo para una madre con niños. No hay plan de vivienda accesible para una mujer que debe huir de un hogar violento.

El equipo de post título en educación sexual del JVG el año pasado penó la mitad del año por el pago de sus salarios a la par que no lograba la ampliación de los cupos por parte del Ministerio de educación para poder albergar la demanda de docentes que deseaba ingresar al mismo.

Sigue el problema de14.000 vacantes para la primera infancia. Se requieren 700 aulas nuevas en forma urgente y el plan de gobierno es a cuenta gotas.

La agudización de la violencia contra las mujeres requiere un plan de emergencia. Este 8 de marzo nuestro bloque presenta un proyecto de ley para que la Ciudad se dote de un plan de emergencia. En ese proyecto proponemos que la Ciudad destine 0,5% de su presupuesto durante 10 años para dotar de recursos que respondan a la emergencia. Es decir, quintuplique su esfuerzo actual.

Ese fondo será destinado a:

Un plan de viviendas integral que, entre otras medidas, destine las herencias vacantes para tal fin.

La duplicación de los equipos interdisciplinarios que atienden las diferentes formas de violencia que sufren las mujeres en los hospitales y los CIMS.

El cumplimiento de la ley 27210 con la designación de un equipo de abogados especializado en una proporción que no supere las 120 causas por equipo de  profesionales.

Un plan intensivo y urgente de educación sexual en las escuelas con equipos de capacitadores para todos los distritos y niveles.

Un plan para la construcción de las 700 aulas del nivel inicial que faltan.

Reclamamos la aprobación de la ley de Cupo Trans en la Legislatura de la Ciudad.

Finalmente quiero terminar dedicando mi homenaje a la familia y a los hijos de Carla de Pompeya, la muchacha que denunció a su pareja, hijo de un oficial de policía, por golpearla brutalmente. Carla, la que recibió amenazas, que activó dos veces el botón de pánico y terminó ahogada en el Riachuelo. A ella hoy, mi lucha.

 

Compartir:

Sobre nosotros Laura Marrone

Legisladora Ciudad de Buenos Aires - FIT-Izquierda Socialista (2017) 2019 Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA) Trayectoria laboral Profesora de Enseñanza Superior (2012-2018) Maestra (1984-2012) Cajera de venta de hamburguesas (París 1981-1983) Mucama de hotel (París 1981) Empleada en fábrica metalúrgica (Madrid 1979-1981) Bibliotecaria (1973-1976) Trayectoria política Fue Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys (2010-2013) Vicepresidente de UMP-CTERA (1985-1989) Exiliada política por estado de sitio (1979-1983) Militó en la Liga Socialista de los Trabajadores de Francia y en el movimiento de los inmigrantes sin papeles de París Militó en Comisiones Obreras de España, en la rama metalúrgica en Getafe, España. Fue expulsada de España durante el Tejerazo. (1981) Presa política de la dictadura (1976-1979) Delegada de nivel superior en la UEPC-CTERA- Córdoba (1973-1976) Delegada estudiantil en la Facultad de arquitectura (1971-1973) Ingresó a la corriente morenista a la cual perteneció hasta la actualidad 1971-2018 en sus diferentes organizaciones. PRT-La Verdad, PST, MAS, Izquierda Socialista. Militante del movimiento tercer mundista del catolicismo en Córdoba (1969-1971) Escribió libros de texto para el nivel primario y secundario para Estudios Sociales y Formación Ciudadana. Artículos sobre política educativa.

No se admiten más comentarios