¿A donde vamos los terciarios en tiempos de cuarentena?

(Exposición realizada el 12/6/2020 en la Charla de la Juventud Socialista de Terciarios junto a Camila Zito, delegada del Profesorado de Primaria del Alejandro Carbó de Córdoba)

Voy a comenzar esta charla comentando una anécdota que me contó una amiga docente. Días pasados organizó una capacitación situada con sus compañeras de escuela por Google Meet.  En un momento del curso Google le avisó con un cartel que una docente que quería entrar al curso no era docente del gobierno de la Ciudad. Ella intervino, habilitando su ingreso. Al día siguiente, Google envió a su mail un aviso de que tenía el video del curso y podía darle el link para que hiciera uso del mismo.

Mi amiga no había querido usar las aulas virtuales del gobierno de la ciudad ni del gobierno nacional para no sentir el control político de ambos gobiernos sobre su tarea docente. Y se encontró con que Google tenía la lista de docentes del gobierno de la Ciudad y que, además, sin su autorización, la había grabado.

La cuarentena a la que nos obligó la pandemia arrojó a la educación a un proceso acelerado de uso de tecnologías para la educación a distancia, en particular aquellas que refieren a lo virtual que resultaron necesarias para mantener de algún modo el contacto de nuestros estudiantes y algún tipo de continuidad del derecho a la educación.

Pero navegamos en las aguas turbias del control del mercado y de los gobiernos a modo de Gran hermano. Las empresas de plataformas pueden no solo tener control ideológico de lo que enseñamos sino incluso, mediante algoritmos, evaluar lo emocional que sucede en nuestras aulas virtuales.

Estamos frente a una realidad nueva, que va más allá de las escuelas. Hoy las app que se aplican para controlar los peligros de contagio del corona virus les otorgan a los gobiernos, a sus servicios de inteligencia, a sus aparatos represivos, el conocimiento de los actos de nuestra vida privada y pública.

Estamos ante hechos impensados para la educación y para la vida de la sociedad que ameritan espacios de reflexión crítica que sin duda replantean nuestras prácticas educativas y políticas y que nuestro espacio de hoy no podrá responder sino a partir de una elaboración colectiva que iremos haciendo juntos en los tiempos que vienen.

Quienes nos congregamos en este encuentro de hoy, seguramente compartimos la firme convicción de que la educación debe servir como práctica de la libertad, tal como decía Freire, y que debe ser parte de la lucha de los pueblos por su emancipación. Vaya problema si el Gran hermano que nos controla por las redes nos espera a la salida de la escuela o tiene poder para definir nuestra estabilidad laboral por no responder a los contenidos ideológicos que se pretenden reproducir.

No somos ludistas del siglo XXI. No estamos en contra del desarrollo de la tecnología y sin duda la virtualidad es parte de un híbrido de nuestras herramientas pedagógicas, que nos presentan nuevos desafíos y no podemos desechar. Pero deberemos estudiar, indagar para saber cuáles y cómo usarlas. Mi amiga desechó Google Meet y se pasó a Zoom. Lamenté decirle a mi amiga que no creo que fuera diferente.

Veamos entonces qué pasó en esta cuarentena y que venía ocurriendo antes de la misma.

Según la UNESCO, a nivel mundial son 1.600 millones de personas las que quedaron por fuera de las instituciones escolares en 188 países.  800 millones de esas personas no tienen computadora y 790 no tienen acceso a internet. Por lo tanto, han quedado por fuera de los circuitos que virtualización mediante los cuales se ha intentado mantener algún tipo de vínculo educativo. Solo 53% de la población mundial tiene acceso a internet y 50% no tiene computadora.

Según el Observatorio de la Educación en Argentina accede a internet fija el 63% de la población como promedio nacional. En el nivel primario, el 20% no tiene acceso a internet. El 10% en CaBA y el 40% en Santiago del Estero. En el nivel secundario el 16% a nivel nacional no accede a Internet. En Salta el 30%.

Pero acceder a internet no es un dato que permita el acceso a la educación por esta vía. Se debe tener en cuenta la velocidad de la conectividad y el acceso a un dispositivo por estudiante. Según este mismo estudio, en Argentina el 54% de la población accede a menos de 20MB/s lo que no garantiza la comunicación sincrónica. El 30% a menos de 6MB/s lo que directamente lo ubica en la zona roja de la comunicación.

Sumemos al problema de la conectividad la falta de dispositivos para cada estudiante.  En la mayoría de los hogares no hay dispositivos individuales. Padres y madres en teletrabajo al tiempo que varios hijos requieren hacer uso de los mismos en horarios escolares.

Pasados casi 3 meses de cuarentena, no ha habido más que un anuncio de que se entregarían a algunas localidades las 130.000 notebooks que se encontraron en depósito en Tortuguitas por desidia del anterior gobierno y la oferta a los docentes de créditos baratos para comprar computadoras.

Para los niveles inicial, primario y medio, una batería de recursos didácticos por la TV y de cuadernillos en soporte papel permitieron un apoyo a la difícil tarea en estos niveles para quienes no tienen sin recursos digitales. Sabemos que esto no significa que haya podido reemplazarse la no presencialidad de las clases en las escuelas. Detrás de cada recurso didáctico se requiere el apoyo de un o una docente y esto no se cubre con estos recursos.

En los niveles superior, sin embargo, el déficit de recursos digitales ha provocado una pérdida de matrícula alarmante. Entre quienes sí tuvieron acceso, se registra un bajo rendimiento que preocupa a docentes.  Gran parte de los estudiantes no responden a los trabajos prácticos que se les requieren aún habiendo estado presentes en la cursada virtual.

A esta realidad se agrega el drama de la falta de ingresos en gran parte de los hogares que no cubre el IFE donde llega, ni las canastas escolares insuficientes, ni las becas Progresar insuficientes y de escaso valor.

Esta enunciación de la realidad es conocida por todos ustedes. La presente es una simple puesta en común de la realidad de la cual partimos los terciarios.

El negocio de la pandemia en educación

Es evidente que la cuarentena y la crisis económica no afecta a todos por igual. Algunos ganan. Como en las guerras, esta pandemia ha permitido a algunos aumentar la concentración de riquezas. En esta ocasión, justamente de aquellas empresas que operan con aplicaciones y plataformas digitales. Zoom aumentó sus ganancias a 7.500 millones de dólares. Amazon a 24.000 millones de dólares.

En educación también se da este fenómeno, aunque aún no tenemos datos de las plataformas que se dedican a educación, los llamados Learning Management Systems, como Blacboard, Classroom, Mod entre otros. Se trata de negocios florecientes que hasta han desarrollado un nombre: The Global Educational Industry GEI, que pasó de estar representado por 8 operadores en 2002 a 127 en 2011.

Según un sociólogo marxista británico muy agudo en la crítica a las reformas educativas, Stephen Ball, el crecimiento de estos GEI tiene que ver con 5 causas que lo favorecen:

1)  La globalización de la economía que reclama más educación

2) El crecimiento del cross-border: el comercio on line con proveedores extranjeros de servicios educativos.

3) La mercantilización de la enseñanza como un bien de las familias

4) Los cambios en el gobierno de los sistemas educativos hacia una mayor descentralización

5) La globalización de las políticas educativas (estandardización de los currículos, de las políticas)

La tecnología digital, la mayor estandardización de los currículos, de las evaluaciones y de las políticas educativas impuestas por los organismos internacionales, favorecen la venta de servicios educativos sin fronteras. Las empresas han incursionado en las escuelas públicas y privadas vendiendo diversos servicios educativos (editoriales, evaluaciones, asesorías, cursos, plataformas digitales, etc.) que les permiten fabulosas ganancias. Algunas fuentes estiman que se han convertido en unas de las más rentables en las bolsas mundiales. Solo Gran Bretaña tuvo en 2003-4 ingresos por 23 billones o miles de millones de libras por la venta de cursos, maestrías, doctorados a clientes en el extranjero, más que lo que obtuvo como ingresos por su industria de automóvil, por ejemplo.[1]

 

Algunas de las corporaciones de negocios en educación que comenzaron a formar parte de monopolios de servicios educativos extendidos en diferentes países son la Pearson, Pricewaterhousecoopers, Mckinsey, Hewlett Foundation, Clinton Global Iniciative, Meline Gates Foundation. Esta última es una de las grandes fundaciones filantrópicas de EEUU con la una dotación de 50 mil millones de dólares en 2006.

La incursión de estas empresas en la educación de los diferentes países como negocio es funcional a la reforma de los sistemas educativos que promueven los organismos internacionales del capitalismo, el Foro de Davos, el G20, el Banco Mundial, y los Foros mundiales de Educación. Se trata de propuestas de reforma que apuntan a sintonizar los sistemas educativos con las reformas laborales que el capital financiero y las grandes empresas transnacionales promueven en el mundo actual.

Entonces, nuestra zambullida en el mundo de la virtualidad debe ser leída a partir de comprender qué cambios se pretenden en educación en función de esta perspectiva.

Durante el gobierno de Macri, en particular en la Ciudad de Bs As, tuvimos que resistir a algunas avanzadas de estas reformas. La Secundaria del futuro, en su versión original, no la que está en curso que es un híbrido de la original y de la resistencia estudiantil que logró ponerle un dique de contención, es una muestra preocupante del proyecto de la reforma. Se trataba de una escuela donde los estudiantes estarían 30% de su tiempo escolar con docentes y 70% en aulas virtuales bajo la supervisión de facilitadores, quienes se encargarían de evaluarlos y de indicarles a los docentes qué contenidos debían reforzar de lo trabajado en las plataformas. La relación docente alumno dejaba de ser el eje articulador del espacio educativo para pasar a serlo la plataforma educativa y el facilitador. Se trabajaría por áreas, no por disciplinas, y el objetivo de los cursos no estaba centrado en la transmisión intergeneracional del conocimiento y la cultura acumulado por la humanidad, sino en el desarrollo de habilidades y destrezas. El 5to año no existiría con materias, sino que sería un año para realizar pasantías y talleres de emprendedurismo para que los estudiantes aprendieran a forjarse sus propios proyectos laborales, es decir, a resignar un futuro con derechos salariales, de obra social y jubilación para pasar a ser trabajadores autónomos con aportes a la AFIP.

Una versión similar de este proyecto es el que fijó el Tratado de Lisboa que la Unión Europea resolvió en 2009 donde el eje es la enseñanza de idiomas extranjeros, de las nuevas tecnologías y el desarrollo de habilidades y destrezas. Se parte de la valoración de que nuestros sistemas educativos acarrean un modelo curricular a la francesa, todavía fuertemente enciclopédico, con peso de materias humanísticas y sociales que no serían necesarias para el proyecto educativo que se proponen. Por eso la enseñanza de la historia y de la filosofía, entre otras disciplinas, pasan a ser las cenicientas de los nuevos currículum.

La UniCABA era y es el eslabón nodal de esta reforma. Obviamente la formación docente debería armonizar todos estos cambios curriculares e institucionales. Hablamos de una escuela que estaría perdiendo hasta territorialidad física ya que, como dispositivo podría pasar a tener un fuerte componente de tiempo virtual, donde cada estudiante estaría en su hogar prendido a una computadora.

La UniCABA, en su versión original, también, ya que fue fuertemente resistida por estudiantes y docentes, significaba la desaparición de los profesorados terciarios y todo el régimen de autonomía de gobierno, con elección de sus rectores y consejos académicos para pasar a depender de un rector normalizador, que como en Córdoba ocurre actualmente, no tenía tiempo de finalización de sus funciones. Destruir la autonomía de gobierno de los profesorados era el objetivo para pasar a instrumentar la reforma curricular de cada uno de las carreras en función del proyecto de reforma educativa del conjunto de los niveles inicial, primario y medio.

La Secundaria del Futuro fue resistida con la toma de más de 20 colegios en pleno invierno por una generación de jóvenes a quienes les debemos haber frenado parcialmente esa reforma.

La UniCABA fue resistida por docentes y estudiantes de los 29 profesorados, con marchas y clases públicas, que frenaron la destrucción de los mismos. Pero ambos proyectos siguen pujando por imponerse. La cuarentena y la virtualización en curso no favorecen la resistencia, en cambio sí al gobierno.

Que hay de nuevo con el nuevo gobierno del Frente de todos

Con la llegada del Frente de todos, desaparecieron de las páginas web del Ministerio de Educación de la Nación y de la provincia de Bs As, que abarca al 40% del sistema educativo, los links que conducían directamente a las plataformas privadas de las diferentes empresas educativas que existían durante el gobierno de Macri. El escándalo de ministerios que eran promotores de los negocios privados ha quedado tapado.  Desde el Ministerio de la Nación se realizan videoconferencias donde se promueve el uso de materiales didácticos en celeste y blanco, así como una plataforma para clases virtuales gratuita y se hace propaganda de la necesidad del desarrollo de una educación virtual con soberanía nacional.

Sin embargo, como en todo lo que realiza este gobierno, el doble discurso sigue agazapado. Veamos.

El 5 de marzo el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, acordó con la Dirección Regional para América Latina y el Caribe de la Open Society Foundation, la realización de proyectos educativos en común. [2]

Esta fundación, creada en 1993 por George Soros, actúa en más de 37 países del mundo promoviendo proyectos educativos que, bajo el paraguas de la defensa de la libertad y los derechos humanos, pretende formar a estudiantes y profesionales del mundo en la ideología del neoliberalismo y el capitalismo financiero. Acusa un gasto de 11.000 millones de dólares desde sus comienzos. [3]

George Soros es uno de los magnates más poderosos en el mundo, responsable de algunos de los más grandes escándalos financieros en las últimas décadas. Fundador de fondos de privados de cobertura, administra acciones de terceros, las vende, las defaultea y luego las recompra a precio vil. En solo 50 años amasó una de las más grandes fortunas a nivel mundial. Creó el Grupo de Fondos Quantum que agrupó a una familia de fondos buitres con asiento en paraísos fiscales como las Islas Caimán y Curazao en las Antillas

La intervención de los fondos de inversión en educación es una tendencia de los últimos años.  La intención de Soros y su fundación de intervenir en nuestra educación no es filantrópica. No sólo le permitiría influir ideológicamente con el contenido de sus productos en la formación de nuestras jóvenes generaciones. Su idea de sociedades abiertas es la de mercados abiertos que invaden, liberalizando los controles, destruyen las economías regionales y se van como las golondrinas cuando termina el verano. Soros no solo quiere vender ideología. Quiere abrir las puertas del mercado educativo de nuestro país a sus fondos, y obtener ganancias.

En el marco del mayor endeudamiento usurario de nuestra historia con los fondos de inversión y especuladores financieros de todo pelaje, FMI, bancos y otros, que nos han sumido en una crisis social y económica dolorosa, al Ministro Trotta se le ocurrió acordar proyectos educativos con uno de esos personajes. No debería extrañarnos, dado que forma parte del Gobierno de Fernández que, junto a su Ministro de Economía, Guzmán, está reconociendo el pago de la fraudulenta deuda externa, incluso la contraída por Macri para fugar capitales.

¿Fue esta una iniciativa aislada? Aún el Frente de Todos no ha desplegado completamente el proyecto en educación de este nuevo gobierno peronista.  A lo antedicho que debe ser motivo de verdadera preocupación, sumemos algunos indicadores preocupantes. Trotta acaba de hacer aprobar en Congreso de la Nación la reforma del artículo 109 por el cual habilita la enseñanza virtual para menores de 18 años en situaciones excepcionales. Una definición lo suficientemente ambigua para ser utilizada, por ejemplo, como herramienta rompehuelgas. Anotemos.

La educación superior está en la mira. El ministro anunció que presentará un proyecto de ley para su reforma. No sabemos aún de qué se trata. Pero no podemos descartar que se reflote el proyecto del exministro del PRO, Esteban Bullrich de reducir la cantidad de profesorados. En 2018 se registraban 1528 profesorados, de los cuales 954 eran estatales. La prensa de las ONG como Argentinos por la Educación, que son agentes directos de las reformas educativas antes enunciadas, en un documento publicado en 2019 comparaban la cantidad de profesorados con el número de habitantes en otros países para argumentar la necesidad de reducirlos. Por ejemplo, señalaban que hay 9 veces más que en Chile o 18 veces más que en Colombia.

En Chaco, Capitanich, otrora una de las figuras mimadas del kichnerismo, impulsa una reforma del nivel superior. Los trascendidos indican que uno de sus propósitos es reducir la cantidad de profesorados en la provincia que, importantes luchas docentes habían logrado extender a todos los municipios. Producto de esto, muchos estudiantes de las provincias vecinas de Formosa, Salta y Santiago que no tienen profesorados suficientes se cruzan a Chaco. La virtualidad de los cursos sería una forma de reducirlos. También propone reformar la Constitución que, como resultado de luchas docentes en esta provincia, establece que todo presupuesto provincial debe destinar el 33% a educación!

En Catamarca, el gobierno del Frente de todos promueve la reforma del Estatuto Docente, en acuerdo con los sindicatos afines, en tanto que es resistida por docentes autoconvocados.

En estos momentos se discute en el Congreso una ley para regular el teletrabajo, lo que habilitaría una tendencia del mundo empresarial a desarrollar esta modalidad más allá de la pandemia y que sin duda afectará también a la docencia.

Nuestra propuesta

Desde nuestras filas al tiempo que defendemos el derecho de los estudiantes a continuar accediendo de alguna forma a tener educación, y por lo tanto apoyamos el reclamo que luego explicitará Camila sobre la necesidad de que el gobierno provea de los recursos tecnológicos y de conectividad apropiada y gratuita, queremos reafirmar la presencialidad como componente fundamental del acto educativo. La virtualidad a la que hoy estamos empujados no puede ni debe instaurar una teleescuela postpandemia, tal como ansían las empresas de tecnología educativa digital. La educación es un acto de interacción entres sujetos, mediados por el conocimiento. La trasmisión intergeneracional de la cultura acumulada por la humanidad no es un mero acto cognitivo. Es un acto multidimensional que requiere la presencialidad. La educación es un proceso de subjetivación de las personas. Supone el acceso a un espacio de socialización secundaria como derecho de las nuevas generaciones, a salir de la socialización primaria que es la familia. El homeschooling no puede permanecer más allá de la pandemia pues supone la reducción del niño al marco ideológico y emocional de su núcleo familiar, y el desentendimiento de la sociedad respecto de situaciones que pudieran ser de abuso físico, sicológico o sexual.

Seguiremos defendiendo la autonomía del gobierno de los profesorados, electivos, y la autonomía del aula del control del mercado y de los gobiernos. Tenemos el desafío de inventar, como dijo el siglo pasado Simón Rodríguez. Inventar un uso de las nuevas tecnologías, subordinado a la educación presencial y a la dirección del acto pedagógico por parte de docentes y estudiantes. Seguiremos bregando porque nuestros profesorados sean espacios de reflexión crítica de la sociedad en la que vivimos, no meros reproductores de la misma. Tenemos el desafío de mostrar a las nuevas generaciones que el sistema capitalista que vivimos, desigual, injusto, que conduce a peligros hasta de extinción de la especie humana y que la pandemia ha desnudado en toda su crueldad puede ser cambiado. Que existe otra forma de organizar la economía sin explotación capitalista ni opresión de género, racial o nacional. No basta, como proponen los pedagogos y profesionales del progresismo hablar de democracia en abstracto. Tenemos que aprender a cruzar nuestro currículum con los elementos que permitan a las jóvenes generaciones hacerse de la tradición de lucha de la clase obrera y pueblos del mundo, y del programa científico que el marxismo tiene para que la humanidad logre su emancipación.

Laura Marrone

Bs As, 13 de junio de 2020

[1]  Stephen Ball et alt (2010) Globalización y Educación. https://www.researchgate.net/publication/238429801_Globalization_and_Education_Introduction

 

[2] https://www.argentina.gob.ar/noticias/el-ministerio-de-educacion-y-la-fundacion-open-society-acordaron-proyectos-en-conjunto

[3] https://www.opensocietyfoundations.org/

Exposición de Camila Zito

Los reclamos de los estudiantes terciarios frente a la cuarentena

Como mencionaba Laura les estudiantes debemos recuperar y defender nuestro derecho a luchar por nuestras conquistas, nuestros derechos y en contra del ajuste que vienen aplicando los gobiernos provinciales y el gobierno nacional.
La situación económica de les estudiantes terciarios es muy crítica ya que la mayoría accede a los trabajos más precarizados, trabajamos en negro y por nuestra cuenta. Las becas son insuficientes, la beca progresar es para un sector determinado de les estudiantes y el numero de beneficiarios es muy mínimo, también muches hemos quedado por fuera del IFE.
Sumamos a eso también la falta de acceso y de herramientas para ser parte de las clases virtuales. Estos numeros son alarmantes.
Desde la juventud de Izquierda Socialista junto a los terciarios hemos lanzado una campaña por la liberación de las plataformas educativas , la entrega de dispositivos , el aumento de becas y del presupuesto educativo. Vamos por la liberación del consumo de datos y de plataformas educativas como Jitsi, zoom, Google drive, YouTube. Queremos que todos los docentes y estudiantes que necesiten acceder de un dispositivo (netbooks, notebook, tablet) pueda acceder de manera gratuita y con el único requisito de formar parte de la comunidad educativa.
Exigimos un aumento del monto y el pago inmediato de las becas, para garantizar el acceso y la permanencia en la educación, poder resolver el tema de la deserción. Muches compañeres en este momento de crisis y al enfrentarse a la realidad de no poder acceder a las clases, de no poder entregar las actividades que nos mandan nuestros docentes y su situación económica han optado por dejar la carrera. En Córdoba la cantidad de estudiantes que desertaron es muy alarmante. A esos compañeres les queremos hacer llegar el mensaje de que podemos organizarnos y podemos luchar para revertir está situación, de eso se trata este campaña también.
Decimos que para que todo lo que exigimos sea real es necesaria la creación de un fondo de emergencia ya! En base a un impuesto a las grandes riquezas y el no pago de la deuda externa.
Como mencionaba y denunciaba Laura el gobierno nacional y los gobiernos provinciales están aplicando un doble discurso. Mientras que nos prometen ley para
Implementar un impuesto a las grandes fortunas, a los grandes empresarios les destinan millones al pago de una deuda que nosotres denunciamos que es fraudulenta. Decimos que la plata esta que debió y debe ser destinada desde el principio al trabajo la salud y la educación.
Por eso reiteramos la exigencia por la creación de un fondo de emergencia ya!.
Comentando un poco la situación de córdoba que es similar en términos generales a la del resto de los terciarios a nivel nacional.
Acá en Córdoba por ejemplo nuestros docentes están en lucha ya que no han podido acceder a un cargo y dar clases porque este año no hubo acto público. Los estudiantes nos vemos afectados también por esta situación ya que faltan docentes.
Les laburantes se han visto obligados a salir a la calle ya que el gobierno de Schiaretti viene avanzando en el ajuste desde el principio de la cuarentena, cerró los planes de empleo afectando directamente a les estudiantes ya que nos hemos quedado sin esa fuente de trabajo, a pesar de esto seguimos organizados y luchando para revertir está situación.
El gobierno de Schiaretti aprobó una nueva reforma jubilatoria, un nuevo robo a los jubilidados a uno de los sueldos activos de un 67 por ciento. Les estudiantes hemos estado acompañando estas luchas junto a los compañeros docentes en marcha repudiado está reforma jubilatoria.
La situación es compleja
Es necesario que empecemos a discutir y a darnos cursos de acción para poder revertirla, y seguir defendiendo nuestro derecho a luchar protesta. Les estudiantes también repudiamos la modificación del…

Compartir:

Sobre nosotros Laura Marrone

Legisladora Ciudad de Buenos Aires - FIT-Izquierda Socialista 2017-2019 Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA) Trayectoria laboral Profesora de Enseñanza Superior (2012-2018) Maestra (1984-2012) Cajera de venta de hamburguesas (París 1981-1983) Mucama de hotel (París 1981) Empleada en fábrica metalúrgica (Madrid 1979-1981) Bibliotecaria (1973-1976) Trayectoria política Fue Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys (2010-2013) Vicepresidente de UMP-CTERA (1985-1989) Exiliada política por estado de sitio (1979-1983) Militó en la Liga Socialista de los Trabajadores de Francia y en el movimiento de los inmigrantes sin papeles de París Militó en Comisiones Obreras de España, en la rama metalúrgica en Getafe, España. Fue expulsada de España durante el Tejerazo. (1981) Presa política de la dictadura (1976-1979) Delegada de nivel superior en la UEPC-CTERA- Córdoba (1973-1976) Delegada estudiantil en la Facultad de arquitectura (1971-1973) Ingresó a la corriente morenista a la cual perteneció hasta la actualidad 1971-2018 en sus diferentes organizaciones. PRT-La Verdad (1971-1972, PST (1972-1983), MAS,(1983-2004) Izquierda Socialista (2011 y sigue). Militante del movimiento tercer mundista del catolicismo en Córdoba (1969-1971) Escribió libros de texto para el nivel primario y secundario para Estudios Sociales y Formación Ciudadana. Artículos sobre política educativa.

No se admiten más comentarios