La educación en tiempos de pandemia: NAVEGANDO EN AGUAS TURBIAS

Laura Marrone*

La necesaria cuarentena a la que la pandemia nos obligó, arrojó intempestivamente a la educación a navegar en aguas turbias.  En el mundo entero asistíamos a una aún embrionaria resistencia de la docencia al avance de la llamada Global Educational Industry (GEI) cuando la cuarentena nos desafió a enfrentarla de lleno. Durante la cuarentena, transitamos el uso de las nuevas tecnologías para sostener, de algún modo, el derecho a la educación de los pueblos en estos tiempos de excepción. A la par, nos desafiamos a no permitir que cristalice el control empresarial y gubernamental de nuestras pantallas y pizarrones y reafirmamos el valor de la presencialidad en el acto educativo post pandemia.

La Global Education Industry (GEI) agazapada detrás de nuestras pantallas

Milton Friedman, el pope del neoliberalismo, propuso en la década del 70 embestir al último bastión que sobrevivía fuera de la economía de mercado, la educación. En 2012 se calculaba en 4,3 trillones o millón de millón de dólares el gasto mundial en educación. En 2016 equivalía  al 4,48% del PBI Mundial[1]. En 2002 había 8 operadores en GEI. En 2011, 127.

Según Stephen Ball[2], las causas del crecimiento de GEI son 5:

1)  La globalización de la economía que reclama más educación

2) El crecimiento del cross-border: el comercio on line con proveedores extranjeros de servicios educativos.

3) La mercantilización de la enseñanza como un bien de las familias

4) Los cambios en el gobierno de los sistemas educativos hacia una mayor descentralización

5) La globalización de las políticas educativas (estandardización de los currículos, de las políticas)

La tecnología digital, la mayor estandardización de los currículos, de las evaluaciones y de las políticas educativas impuestas por los organismos internacionales, favorecen la venta de servicios educativos sin fronteras. Las empresas han incursionado en las escuelas públicas y privadas vendiendo diversos servicios educativos (editoriales, evaluaciones, asesorías, cursos, plataformas digitales, etc.) que les permiten fabulosas ganancias. Algunas fuentes estiman que se han convertido en unas de las más rentables en las bolsas mundiales. Solo Gran Bretaña tuvo en 2003-4 ingresos por 23 billones o miles de millones de libras por la venta de cursos, maestrías, doctorados a clientes en el extranjero, más que lo que obtuvo como ingresos por su industria de automóvil, por ejemplo.[3]

Algunas de las corporaciones de negocios en educación que comenzaron a formar parte de monopolios de servicios educativos extendidos en diferentes países son la Pearson, Pricewaterhousecoopers, Mckinsey, Hewlett Foundation, Clinton Global Iniciative, Bill and Melinda Gates Foundation. Esta última es una de las grandes fundaciones filantrópicas de EEUU con una dotación de 50 mil millones de dólares en 2006.

Según Ball, Clinton Global Iniciative (CGI) es la más grande fundación en EEUU. LA CGI opera como intermediario entre los gobiernos, las fundaciones y los proveedores. En 2006 logró juntar 63 mil millones de dólares, tiene filiales en 170 países, y la integran 1950 contribuyentes.

El autor sostiene que se trata de una red de actores e instituciones que actúan a diferentes niveles y alcances. Proveen infraestructura y soluciones a cuestiones educativas focalizadas en salud, sustentabilidad y equidad. Desarrollan políticas de trabajo en red por las que fluyen ideologías y discursos que proponen soluciones de mercado a problemas sociales.

Forman parte de las familias y empresas filantrópicas que donan dinero y de ese modo, en tanto privados, actúan políticamente en la esfera pública. De este modo se meten en cuestiones sociales y ambientales para sacar provecho de ello. Los gobiernos contribuyen con sus recursos a esta búsqueda de soluciones para las cuestiones sociales y ambientales basadas en el mercado que a su vez brindan ganancias.

Macri y sus CEOS, delantera de estas empresas en nuestro país

Numerosas empresas, OnGs y fundaciones vivieron del presupuesto de educación de distintas jurisdicciones durante el gobierno de Macri y los gobiernos provinciales afines. Mencionemos algunas: La Universidad de San Andrés, que es proveedora privada de la formación docente continua del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. La Fundación de Estudiantes Internacionales debatiendo el saber (EIDOS), contratada en forma directa para dar cursos de “fortalecimiento de talentos” por la Dirección de Planeamiento del Ministerio de Educación de CABA.  Educación 137 que diseñó el Plan Maestro y futuro Plan Minerva de reforma universitaria. Educación 2050, integrante de la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca), impulsada por el Banco Mundial, y apoyada en nuestro país por el Banco Santander, Telefónica, Ledesma, Despegar.com, Grupo Pertersen, entre otros. La Consultora de políticas educativas del estado nacional, que tercerizaba capacitación docente en la provincia de Buenos Aires mediante el equipo Muy Bien 10. Enseña por Argentina (EPA), filial de la red Teachforall, que participa en países cuenta como socios a Banco Comafi, Visa, , HSBC, Exxomovil, Banco de Galicia, Roche, Swiss Medical, estableció convenios con los ministerios de CaBA y de provincia para brindar cursos de formación de 160 hs para ser docentes y actuó como una especie de agencia de empleo para el “ingreso a la docencia”, pretendiendo hacerlo sin los concursos que hasta hoy rigen en esas jurisdicciones.[4] Fundación Conciencia, integrante de Red Argentina para la Cooperación Internacional (RACI), que articuló con el BID, el Ministerio de Educación, de Trabajo y de Salud, y brindó brindó cursos de capacitación en ciudadanía, valores, y finanzas en 14 provincias.

Escandalosamente, la página web del Ministerio de Educación de la Nación conducía a los portales de muchas de estas empresas que terminaban ofreciendo servicios pagos y hasta en inglés. Gran parte de los equipos de los Ministerios de Educación eran a su vez, accionistas de estas empresas. Mencionemos algunos ejemplos: El Ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires, Sánchez Zinny, fundó Edunexo, empresa de software educativo en el 2000. En 2006 fundó Kuepa, plataforma digital para educación de adultos, denunciada por recibir del Ministro Bullrich la base de datos de los estudiantes de la Ciudad. Fue representante de Pearson la empresa que produce las pruebas PISA. Esteban Bullrich era presidente de Formar Foundation, empresa offshore. Se dedica al intercambio de estudiantes entre países.[5]

Trotta,  los acuerdos con fondos de inversión y la extensión de la virtualidad

Con la llegada del Frente de todos al Ministerio de Educación de la Nación, los avisos de estas empresas desaparecieron de la página del Ministerio de Educación Nacional y del de Provincia de Buenos Aires, que conforma el 40% de nuestro sistema educativo. Reflotó el Canal Encuentro y Paka paka con producciones en celeste y blanco que hicieron ilusionar a buena parte de la docencia en un recupero, al menos, de cierta identidad nacional.

Sin embargo, el 5 de marzo el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, acordó con la Dirección Regional para América Latina y el Caribe de la Open Society Foundation, la realización de proyectos educativos en común.[6] Esta fundación, creada en 1993 por George Soros, actúa en más de 37 países promoviendo proyectos educativos que, bajo el paraguas de la defensa de la libertad y los derechos humanos, pretende formar a estudiantes y profesionales en la ideología del neoliberalismo y el capitalismo financiero.[7]

George Soros es uno de los magnates más poderosos en el mundo, responsable de algunos de los más grandes escándalos financieros en las últimas décadas. Fundador de fondos de privados de cobertura, administra acciones de terceros, las vende, las defaultea y luego las recompra a precio vil. En solo 50 años amasó una de las más grandes fortunas a nivel mundial. Creó el Grupo de Fondos Quantum que agrupó a una familia de fondos buitres con asiento en paraísos fiscales como las Islas Caimán y Curazao en las Antillas

La intervención de los fondos de inversión en educación es una tendencia de los últimos años.  La intención de Soros y su fundación de intervenir en nuestra educación no es filantrópica. No sólo le permitiría influir ideológicamente con el contenido de sus productos en la formación de nuestras jóvenes generaciones. Su idea de sociedades abiertas es la de mercados abiertos que invaden, liberalizando los controles, destruyen las economías regionales y se van como las golondrinas cuando termina el verano. Soros no solo quiere vender ideología. Quiere abrir las puertas del mercado educativo de nuestro país a sus fondos, y obtener ganancias.

En el marco del mayor endeudamiento usurario de nuestra historia con los fondos de inversión y especuladores financieros, FMI, bancos y otros, que nos han sumido en una crisis social y económica dolorosa, al ministro Trotta se le ocurrió acordar proyectos educativos con uno de esos personajes. No debería extrañarnos, dado que forma parte del gobierno de Fernández que, junto a su ministro de Economía, Guzmán, está reconociendo el pago de la fraudulenta deuda externa, incluso la contraída por Macri para fugar capitales.

En la línea de habilitar el ingreso de la educación a la virtualidad en forma permanente señalemos la gravedad del proyecto de ley que ya tiene media sanción de diputados por el cual se modifica el artículo 109 de la Ley de Educación Nacional. Fue presentado por el Frente de Todos y tuvo apoyo de los bloques opositores salvo el FIT. En este se abre las puertas a la extensión de la educación a distancia a todos los niveles y modalidades del sistema educativo nacional “en caso de existencia de situación excepcional que dificulte o impida la asistencia presencial”. Hasta ahora la ley solo lo autorizaba para los mayores de 18 años y en medios rurales. El nuevo texto legalizaría el desplazamiento de la presencialidad para la educación formal bajo una muy laxa definición de situaciones excepcionales.

Al mismo tiempo, sin embargo, no existe por parte del Ministerio de Educación de la Nación y de los ministerios provinciales, a dos meses y medio de cuarentena, un plan para garantizar la conectividad gratuita y sin límites de datos ni la provisión de dispositivos tecnológicos para garantizar el derecho a la educación de millones de estudiantes. Y esto es un problema grave que ha profundizado la desigualdad educativa en nuestro país. Tampoco se está garantizando el acceso de nuestros estudiantes a becas suficientes que les permitan sostener las cursadas. Esto es particularmente grave en el caso de estudiantes adultos que han perdido sus trabajos. Eso se ha traducido en una fuerte pérdida de matrícula, especialmente en los niveles medios, de adultos y terciarios, sin que se avizoren políticas para contrarrestar esta tendencia.

Una estrategia comercial detrás de un reclamo justo

En las últimas semanas circuló por redes un petitorio impulsado por Argentinos por educación[8] reclamando a las empresas de telefonía fija y móvil el acceso gratuito a datos móviles. Así mismo le reclaman al Ministerio de Educación de la Nación, la difusión desde sus medios de las plataformas gratuitas y pagas que se existen, para que las familias accedan a ellas.

El reclamo está encabezado por conocidas figuras de las reformas educativas neoliberales de las últimas décadas en nuestro país como Inés Aguerrondo, Juan Llach o Gustavo Iaies. Ellos son promotores de las reformas de los estatutos docentes para terminar con el régimen de estabilidad laboral y concursos para ingreso y ascenso en la carrera docente. También defienden las evaluaciones externas que es un recurso punitivo contra la docencia en algunos países como México, Chile y EEUU. Significativamente, este reclamo está apoyado por las empresas de servicios educativos que más arriba hemos señalado. (ver recuadro adjunto)

La estrategia comercial es clara. Que el ministerio opere de agente difusor de estas plataformas en las escuelas, en forma gratuita, no sabemos si con generosidad de las empresas o a cargo del ministerio. Que las empresas de telefonía brinden el servicio de conectividad gratuito, no sabemos si con cargo al Estado, y luego, terminada la cuarentena, estaría garantizado el salto a la educación por plataformas que vienen queriendo imponer. El reclamo de estas empresas es casi un grito desesperado porque, en medio de la suspensión de las clases presenciales, ¡la docencia no se aviene al uso de estas plataformas!

La escuela no ha muerto… y la presencialidad tampoco

Una andanada de conferencias digitales de tecnócratas y CEOS de esas empresas educativas hoy anuncian que habrá una nueva escuela post cuarentena, donde la virtualidad quedará entronizada en la forma de educar. Añoran que se cumpla el sueño que está contenido en la Secundaria del Futuro y la UnicABA que propuso el PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Nos referimos a cursadas donde lo presencial a cargo de docentes sea mínimo y el grueso de la educación sea controlado virtualmente por las empresas.

Discrepamos absolutamente con esta intención de tecnócratas y CEOS. La presencialidad en la escuela es componente central de la educación. Porque la educación es subjetivación y esto se realiza en la interacción entre pares mediada por el conocimiento. El homeschoolling es una aberración que atenta contra el derecho de la niñez y de la adolescencia a salir del circulo primario de socialización, la familia, y acceder a la socialización secundaria que, justamente, ofrece la escuela. A conocer otras cosmovisiones, a interpelar a sus adultos a cargo directo, incluso, a salir de círculos familiares de abuso sicológico, físico o sexual.

Con una resistencia de facto, la docencia mantiene la autonomía de su aula

A pesar de las aguas turbias de las empresas educativas, que bordean la actual virtualidad, la docencia no usa estas plataformas de clases prediseñadas. Con esfuerzo, a veces sobre exigida, en su tiempo de jornada laboral, (que deberemos defender contra la sobreexplotación actual), sin haber recibido capacitación previa, realiza sus propios videos, arma sus propias clases virtuales, prepara sus propias guías didácticas. Cuando faltan recursos digitales, apela, con gran voluntarismo, a las fotocopias en el barrio, los correos electrónicos y hasta los grupos de whatsapp. Las idas y vueltas con sus estudiantes son un esfuerzo personal por establecer un vínculo, no estereotipado, y que conecte con las diversas realidades de los mismos.

Los gobiernos, en cambio, en lugar de resolver la falta de conectividad y de proveer de los dispositivos digitales, o de activar el servicio técnico de desbloqueo de netbooks, emiten, como en Ciudad de Buenos Aires, insistentes avisos mediáticos convocando a las familias a conectarse directamente con las páginas oficiales del Ministerio de educación. La intención es ejercer un doble comando de control sobre lo que estaría haciendo la docencia en el aula. Esto es así porque a pesar de las aulas virtuales como Miescuela, diseñadas a modo de Gran Hermano, la docencia usa diversidad de recursos para mantener el contacto con sus alumnos y así logran mantener la autonomía de su aula del control del gobierno.

La presencialidad en la escuela seguirá siendo la forma central de la educación post pandemia. Las nuevas tecnologías son una herramienta, sujetas a esa interacción con otros. No su reemplazo. Sin duda habremos aprendido nuevas formas de emplear lo virtual y habrá más hibridaje en el uso de estos recursos y los tradicionales. Pero el comando del aula, donde se produce trasmisión intergeneracional del saber acumulado de la humanidad, seguirá estando a cargo de la docencia en interacción con sus estudiantes.

En ese marco, y con el norte de defender la autonomía del aula de los controles ideológicos de gobiernos y del mercado, valoremos todos los esfuerzos que la docencia está realizando hoy por mantener el vínculo entre la escuela y nuestros estudiantes. Vínculo que ordena, da sentido, y contribuye a sostenerlos en estos tiempos difíciles, incluso indirectamente, a las familias.

En tanto, sigamos reclamando, conectividad gratuita y sin límite de datos, distribución de netbooks para todos, estudiantes y docentes que no posean, así como respeto a la jornada laboral de la docencia.

 Buenos Aires, 2 de junio de 2020

[1] Banco Mundial https://datos.bancomundial.org/indicador/SE.XPD.TOTL.GD.ZS

[2] Ball, Stephen. (2012) Global Education Inc and Networks, New Governance and Education

https://books.google.com.ar/books?id=h_bdbkdQ3iYC&pg=PA147&lpg=PA147&dq=Global+Education+Inc+and+Networks,+New+Governance+and+Education&source#v=onepage&q=Global%20Education%20Inc%20and%20Networks%2C%20New%20Governance%20and%20Education&f=false

[3]  Stephen Ball et alt (2010) Globalización y educación.  https://www.researchgate.net/publication/238429801_Globalization_and_Education_Introduction

[4] Ver Miguel Brenner en http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-evaluacion-los-alumnos-la-evaluacion-los-docentes-la-muerte-la-pedagogia/

[5]https://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/68961/quia-n-es-sa-nchez-zinny-el-nuevo-ministro-de-educacia-n-de-vidal

[6] https://www.argentina.gob.ar/noticias/el-ministerio-de-educacion-y-la-fundacion-open-society-acordaron-proyectos-en-conjunto

[7] https://www.opensocietyfoundations.org/

[8] https://argentinosporlaeducacion.org/sumate

Compartir:

Sobre nosotros Laura Marrone

Legisladora Ciudad de Buenos Aires - FIT-Izquierda Socialista 2017-2019 Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA) Trayectoria laboral Profesora de Enseñanza Superior (2012-2018) Maestra (1984-2012) Cajera de venta de hamburguesas (París 1981-1983) Mucama de hotel (París 1981) Empleada en fábrica metalúrgica (Madrid 1979-1981) Bibliotecaria (1973-1976) Trayectoria política Fue Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys (2010-2013) Vicepresidente de UMP-CTERA (1985-1989) Exiliada política por estado de sitio (1979-1983) Militó en la Liga Socialista de los Trabajadores de Francia y en el movimiento de los inmigrantes sin papeles de París Militó en Comisiones Obreras de España, en la rama metalúrgica en Getafe, España. Fue expulsada de España durante el Tejerazo. (1981) Presa política de la dictadura (1976-1979) Delegada de nivel superior en la UEPC-CTERA- Córdoba (1973-1976) Delegada estudiantil en la Facultad de arquitectura (1971-1973) Ingresó a la corriente morenista a la cual perteneció hasta la actualidad 1971-2018 en sus diferentes organizaciones. PRT-La Verdad (1971-1972, PST (1972-1983), MAS,(1983-2004) Izquierda Socialista (2011 y sigue). Militante del movimiento tercer mundista del catolicismo en Córdoba (1969-1971) Escribió libros de texto para el nivel primario y secundario para Estudios Sociales y Formación Ciudadana. Artículos sobre política educativa.

No se admiten más comentarios