LA REFORMA EN EDUCACIÓN QUE PRETENDE ACOMPAÑAR A LA LABORAL (I)

La Secundaria de futuro y el Plan Maestro:

LA REFORMA EN EDUCACIÓN QUE PRETENDE ACOMPAÑAR A LA LABORAL[1]

Laura Marrone* 

A los estudiantes secundarios de la Ciudad de Buenos Aires

que resistieron la Reforma de la educación tomando sus escuelas

en días fríos de una primavera que no fue

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se propone implementar en el 2018 una reforma de la escuela media que sería antesala de una reforma nacional de ese nivel, tal como lo anunció el propio Ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro[2]. La mencionada reforma carece a la fecha de un marco normativo del Ministerio de Educación de CABA y no ha pasado por la Legislatura de esa Ciudad. Dado que las versiones que circulan varían, nos remitiremos a la primera que devela más claramente su carácter, sin discursos: la presentación en diapositivas de agosto del corriente, llamada Secundaria del Futuro[3]. En ella se propone disolver las asignaturas en áreas, dividir rígidamente el trabajo escolar en 30% a cargo de docentes y 70% a cargo de tutores encargados del trabajo con plataformas digitales y games (juegos didácticos digitalizados). A su vez, el nivel medio quedaría reducido a 4 años ya que el 5to año estaría dedicado a realizar pasantías en empresas y cursos de emprendedurismo. La pretendida reforma es improvisada en su aspecto instrumental, pero certera en su objetivo. Se inscribe en el Plan Maestro, presentado por el Ministerio de Educación nacional como proyecto de ley en marzo de este año, que alienta una reforma integral del sistema educativo y del régimen laboral docente.

El marco mundial de la reforma

Esta reforma sigue directrices de los foros mundiales de educación que, desde hace 30 años, vienen indicando cambios en los sistemas educativos de los países en el mundo. Se trata de foros que buscan adecuarlos a las necesidades nuevas del mundo empresarial. En ellos participan organismos de las Naciones Unidas, representantes de los gobiernos de los diferentes países y el Banco Mundial.

El primer Foro Mundial de la Educación, en Jontiem (Tailandia) en 1990 dio los grandes lineamientos que marcaron la primera generación de la reforma educativa en los 90 en nuestro país. Ésta se entroncó con los requerimientos que impuso el Banco Mundial para el pago de la deuda entonces, mediante el Plan Brady: la transferencia de las escuelas a las provincias. De este modo, se desligó al estado nacional del gasto del sistema educativo formal, en el marco de la reforma del estado más global que incluyó la privatización de las empresas de servicios, entre otras medidas.

El segundo, en Dakar (África) en el año 2000, señaló que los objetivos de la primera no se habían cumplido. Entre otros lineamientos, indicó que se debía lograr el 6% del PBI para educación, la meta de 7% para el 2005 y de 9% en el 2010[4]. El tercer foro en Incheon (Corea) en 2015, reconoció que tampoco se habían logrado los objetivos. Sin indagar la causa de este fracaso, volvió a la carga con las mismas propuestas y algunas nuevas. Respecto al financiamiento bajó la meta de financiamiento arriba indicada a una franja de 4% a 6% del PBI y de 15 a 20% del Gasto Consolidado Nacional en educación, en lugar de 20% como hasta entonces[5]. Afirmó que se había demostrado que la distribución de recursos de acuerdo a resultado, por ejemplo mediante evaluaciones externas, tenía efectos más redituables.[6]

Una reforma sujeta a las necesidades del mundo empresarial

Cinco ejes ordenan nuestra crítica a esta segunda generación de la reforma educativa que se nutre de los lineamientos, entre otros, de ese tercer foro realizado en Incheon en 2015. Estos son:

I. El negocio de la tercerización de los sistemas educativos

Uno de los propósitos de esta reforma es avanzar en el proceso de tercerización de los sistemas educativos, o lo que también se ha dado en llamar la privatización endógena. Es decir, el ingreso de la lógica del mercado y la entrega de tareas de servicios y profesionales a sectores privados al interior mismo del sistema público.

Se trata de un gran negocio. Los estados como el nuestro, que estarían invirtiendo entre 4 y 6% de sus PBI en educación y algo menos en salud, podrían derivarlos progresivamente a su explotación por empresas privadas que brindan servicios educativos de distinto tipo. Se trata de empresas que están obteniendo altas tasas de rentabilidad en las bolsas del mundo. Cabe recordar que los servicios relacionados con trabajos no docentes ya fueron, en gran medida, tercerizados en los 90: comedores escolares, mantenimiento y seguridad, pasaron a empresas privadas que reemplazaron trabajos por convenio dentro del propio estado. Solo la limpieza de las escuelas se mantuvo con personal del estado por reclamo de los docentes para evitar el contacto de personas diferentes con los niños al tratarse de sectores flexibilizados que cambian con frecuencia.

En la Ciudad de Buenos Aires, en 2016 se realizó el 2do Congreso de Educación y Desarrollo Económico en la Usina del Arte, convocado por la Fundación 137, que congregó a los principales CEOS de nuestro país, al gobernador de la Ciudad, Rodríguez Larreta y al entonces Ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich. En ella se debatió, por ejemplo, que había que revisar la idea de que eran los estados los que administran los presupuestos de salud y educación. En cambio, había que pensar en que era la hora de que “el capital entre a la educación”.[7]

Efectivamente, las empresas de capacitación docente, de evaluación externa, asesoramiento pedagógico, de software o plataformas digitales educativas y de “management” de las unidades educativas, consideradas como pequeñas empresas, en reemplazo de las tradicionales conducciones de escuelas, tienen hoy un acelerado desarrollo y proceso de concentración internacional. Es en ese marco que debe inscribirse la intención de revisar la tarea docente, a la que se considera casi una artesanía del pasado, para pasar a pensar una “revolución educativa” en la que la tecnología digital, reemplazaría gran parte del trabajo docente.

Numerosas empresas, OnGs y fundaciones ya están viviendo del presupuesto de educación de distintas jurisdicciones. Mencionemos algunas: La Fundación de Estudiantes Internacionales debatiendo el saber (EIDOS), contratada en forma directa para dar cursos de “fortalecimiento de talentos” por la Dirección de Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires. Educación 137 contratada para diseñar el Plan Maestro y futuro Plan Minerva de reforma universitaria. Educación 2050, integrante de la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca), impulsada por el Banco Mundial, y apoyada en nuestro país por la banca de Santander, Telefónica, Ledesma, Despegar.com, Grupo Pertersen, entre otros. La Consultora de políticas educativas del estado nacional, terceriza capacitación docente en la provincia de Buenos Aires mediante el equipo Muy Bien 10. Enseña por Argentina (EPA), filial de la red Teachforall, que participa en países. Cuenta como socios a Swis Medical, Banco Comafi, Visa, Roche, HSBC, Exxomovil, Banco de Galici, Swift. Convenió con el Ministerio de Ciudad y de provincia cursos de formación de 160 hs para ser docentes y actuar como una especie de agencia de empleo para quienes “ingresarían” a trabajar en la docencia, pretendiendo hacerlo sin los concursos que hoy rigen en esas jurisdicciones. La Fundación Cambio Democrático quien oficia de consultora en el programa “Compromiso por la Educación” del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación. Es integrante de la Red Argentina para la Cooperación Internacional, RACI, apoyada entre otros por: Fundación Carolina, National Endowment for Democracy –NED- (Fundación Nacional para la Democracia), United States Agency for International Development –USAID- (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional),Banco Mundial, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico de la Unión Europea–OCDE-, Embajada de los EE.UU y la Universidad de San Andrés[8]. Fundación Conciencia, integrante de RACI, articula con el BID, el Ministerio de Educación, de trabajo y de salud, se extiende a 14 provincias, brinda cursos de capacitación en ciudadanía, valores, y finanzas.

Cabe consignar que parte de los equipos de los Ministerios de Educación son accionistas de muchas de estas empresas de servicios educativos. Mencionemos algunos ejemplo: El Ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires, Sánchez Zinny, fundó Edunexo, empresa de software educativo en el 2000. En 2006 fundó Kuepa, plataforma digital para educación de adultos, denunciada por recibir del Ministro Bullrich la base de datos de los estudiantes de la Ciudad. Fue representante de Pearson la empresa que produce las pruebas PISA. Esteban Bullrich es presidente de Formar Fundation, empresa offshore. Se dedica al intercambio de estudiantes entre países. [9]

El negocio de la tercerización en educación tiene un plan gemelo para salud que es la Cobertura Universal de Salud (CUS), que ha puesto en marcha el gobierno nacional con el Decreto 908/16. Se trata de una cartilla por la cual, la persona sin obra social, en lugar de tener derecho a la salud en forma irrestricta en los hospitales públicos, tendría un listado básico de prestaciones de acuerdo a la capacidad de pago y el estado abonaría los gastos a su elección, en hospitales o en clínicas privadas. De este modo, el presupuesto del estado se distribuiría entre unos y otros con el consecuente deterioro del presupuesto estatal para los primeros y un novedoso negocio para los segundos.[10]

II. El control ideológico de la cabeza y el pizarrón de la docencia

Un aspecto clave de la nueva generación de la reforma es la intención de ejercer un fuerte control ideológico de lo que se enseña, entrando al aula para condicionar la cabeza y el pizarrón de cada docente. Para ello habría cuatro vías:

1) Las plataformas digitales

Estas suponen una preselección de contenidos y de enfoques ideológicos en el tratamiento de esos contenidos que los estados compran a las empresas privadas incluso extranjeras. Estas serían administradas por tutores, cuya formación pedagógica y disciplinar no está explicitada en la propuesta de reforma. Serían ellos quienes evaluarían a los alumnos en su uso y se conectarían una vez al mes con el o la docente. Obviamente podemos decir que el o la docente deja de ser quien conduce la tarea pedagógica y pasa a serlo el tutor o tutora. Recordando el panóptico de Foucault, digamos que este quedó pálido, ya que esta nueva versión trasciende las paredes de un edificio escolar para ubicarse en los centros de poder de los países centrales que controlan la economía mundial.

2) La evaluación externa para docentes y alumnos

La evaluación externa prevista para docentes y alumnos, incluso terciarios pasaría a ser nominativa, según lo establece el Plan maestro[11]. De este modo, tendría efectos de sanción a ambos. Por un lado, condicionaría que lo que se enseñe, sea efectivamente lo que estaba prefijado en las plataformas. Caben dos ejemplos ilustrativos: en Paraná, el gobierno de esa Ciudad ha establecido convenios con la Bolsa de Cereales para dar cursos de capacitación a docentes sobre cuestiones ambientales en el uso de agroquímicos, según las indicaciones que dan empresas como Monsanto[12]. La docencia venía denunciando en las aulas que esos productos eran tóxicos y que la provincia es hoy una de las más contaminadas del mundo[13]. Algo similar está ocurriendo con las megamineras en la Precordillera y escuelas de Mendoza, San Juan y La Rioja.

3) La capacitación docente por parte de empresas privadas, financiada por el estado.

En lugar de recurrir a la formación docente continua en universidades públicas, a centros de formación ligados a los terciarios o a las direcciones de educación de cada provincia, los diferentes ministerios empieza a ceder sus fondos a universidades privadas y fundaciones que recortan la formación acorde con el modelo que estamos denunciando. Así, por ejemplo, en Ciudad de Buenos Aires, la Universidad de San Andrés está acaparando cada día más cursos de formación a docentes que paga el gobierno de la Ciudad en tanto que desfinancia la Escuela de Maestros (ex CePA) que fue orgullo de formación continúa desde 1984. Esta universidad forma a los directores y supervisores en tres aspectos:

a) Management y liderazgo: parten de la concepción que las conducciones escolares no son equipos de coordinación pedagógica sino administradores de recursos humanos y económicos, tal como se definió a sí mismo el ex Ministro Bullrich.

b) Neurociencias: efectúan una aplicación vulgarizada de los avances de esta rama de las ciencias a la educación, para argumentar que los problemas de aprendizaje tendrían origen centralmente en problemas neurológicos, genéticos, dejando atrás el peso de las cuestiones ambientales, socioeconómicas, etc. Esta concepción, cercana al determinismo biológico es funcional a concebir los resultados con varas meritocráticas que marcarían las trayectorias escolares sin mayores compromisos por parte de los establecimientos educativos por realizar esfuerzos para compensar con apoyos extras a quienes llegan a la escuela con menos recursos culturales y ambientales. Se trataría de una versión renovada del viejo dicho “A este chico no le da la cabeza”.

c) TICs: Tecnologías de la información y la comunicación. El peso preponderante que dan a estas herramientas van en sintonía con la concepción de que internet abrió una “revolución educativa” que va a “quemar los sistemas educativos conocidos” y surgirá uno nuevo. En esta nueva escuela se reemplazaría a los docentes por facilitadores que serán los que presenten las plataformas digitales a la manera que los curadores de museos presentan las obras de arte a sus visitantes.[14]

Esta selección de contenidos de la capacitación docente cierra perfectamente para el diseño global de esta reforma.

4) Los subsidios directos de grandes empresas a cátedras y facultades

Estos condicionan la investigación de nuestras universidades a los intereses particulares de las mismas. Así, el conocimiento que se produce va progresivamente dejando de ser público, social, y mientras se desfinancia el CONICET, se entrega la producción científica de nuestros profesionales a los privados. Un ejemplo de esto es la Universidad de San Juan, cuya carrera de Geología tiene convenios con la Barrik Gold para estudios ambientales de los efectos de la explotación de la megaminería a cielo abierto, con lixiviado con productos químicos, cuyos resultados habrán de conocerse dentro de unas décadas y hoy son de uso privado de la empresa.

III. El foco en las habilidades y destrezas en lugar de la construcción de conocimiento

Uno de los fundamentos que se presenta para esta reforma es que estamos en los albores de la 4ta revolución tecnológica y que la escuela debe preparar para un mundo del trabajo con cambios acelerados. Esta categoría fue presentada por Klaus Schuab, el Director ejecutivo y promotor del Foro de Davos en su libro con el mismo título en 2016. Ese foro reúne a los

grandes empresarios, a los gobiernos de los principales países y al Banco Mundial, entre otros. Justamente sus deliberaciones son materia prima que luego es tomada en los foros mundiales de educación antes señalados.[15]

La 4ta revolución tecnológica, según este autor, se asienta en la 3ra que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XX y que consistió en la invención de las computadoras, internet y la revolución en el mundo de las comunicaciones. Esta 4ta se basa en la robotización de la producción de bienes materiales, la conexión inteligente en el ciberespacio de las industrias entre sí, la nanotecnología y una simbiosis entre lo biológico y lo digital que sorprendería a los más imaginativos.

El presente trabajo no pretende fundamentar un rechazo o una aceptación de esta categoría que merece un estudio más profundo. Compartimos que vivimos cambios tecnológicos acelerados aunque podemos prever que no parece nuestro país el centro de sus aplicaciones en la industria y los servicios, como se deriva de la falta de inversiones de las grandes empresas. En cambio, nuestro nicho en este concierto decidido por grandes multinacionales imperialistas, parece más pensado al de un país como mero consumidor, arrasando sus viejas fábricas con productos importados, sin barreras aduaneras desde casas matrices en otros países.

Pero dado que esta categoría forma parte del marco conceptual que fundamentaría la Escuela del Futuro y el Plan Maestro nos detendremos en ella. La premisa de que vamos a esa revolución da fundamentos a la reforma para sostener que lo central del paso por la escuela secundaria es preparar para ese mundo del trabajo cambiante, y por tanto, el foco de la enseñanza debe estar en la formación de habilidades y destrezas en lugar de en los conocimientos. Por eso el eje del trabajo escolar se desplaza del docente al tutor que maneja las plataformas digitales y los “games” y se disuelven las asignaturas en un vago pozo de áreas. En consonancia, también se destruye el 5to año que actualmente es central en la formación disciplinar de nuestros alumnos, para ser un año de entrenamiento en técnicas aplicadas, supuestamente en lugares de trabajo y en cursos de emprendedurismo.[16]

Si bien es cierto que las pasantías o prácticas profesionalizantes ya existen en la actual escuela secundaria, éstas no superan el 10% de la carga horaria del 5to año. La cantidad cambia la calidad. Las actuales, están concebidas como parte de la formación y ocupan no más de 5 horas semanales promedio de dos meses de clases al fin del 5to año, luego de haber realizado trabajos de taller o laboratorio en las propias escuelas. En pocas escuelas, sin embargo, se han logrado organizar. Los profesores no encuentran lugares de trabajo para todos los alumnos, ni tiempo para recorrer cada sede de trabajo para coordinar la tarea de cada grupo de alumnos, y al mismo tiempo dar talleres al resto de los alumnos sin ubicación. Los alumnos que sí logran ubicación manifiestan que rápidamente muchos trabajos se vuelven repetitivos lo que pierde interés educativo, se sienten “mano de obra barata” y que además, suelen trabajar en condiciones que no responden a las normas de seguridad e higiene que corresponden. En el caso de las pasantías, además, reciben un dinero por su “trabajo”, que ahora desaparecería.

Pero volvamos a la cuestión pedagógica. La supuesta revolución tecnológica requiere que el tiempo escolar, precioso y único a veces en la vida de las personas, brinde formación teórica general y específica, no entrenamiento en técnicas aplicadas. Éstas perecen rápidamente. La mayor adaptabilidad a nuevos trabajos la brinda justamente lo inverso a lo que propone la disolución del 5to año en pasantías y cursitos de emprendedurismo: se requiere conocimiento científico y tecnológico, duro, disciplinar y prácticas en laboratorios equipados en las escuelas.

Motivo de un trabajo más profundo sería analizar el desprecio que en este modelo de educación subyace respecto de cómo se construye el conocimiento y la subjetividad de nuestros alumnos. La vapuleada escuela que tenemos, con sus clases integradas por grupos de alumnos cumple una función que no están valorando. La interacción entre grupos de pares y una relación directa con el docente, es fundante de la construcción de conocimiento que históricamente es social, producto de la interacción entre personas, así como de lo es la construcción de la subjetividad de las personas. La conexión individual a redes de información no la reemplaza. Esta es solo una herramienta. Y su uso excluyente, puede, por el contrario, matar a ambos.

IV. La restricción del derecho al acceso a estudios superiores

Detrás de la intención de reducir la escuela secundaria eliminando el 5to año con materias como espacio de estudio para transformarlo en un año de pasantías y cursos de emprendedurismo, hay algo más: la voluntad de reinstalar el sistema de estudios post-primarios con circuitos duales, como existía antes de la caída de la dictadura. Nos referimos a que algunas de esas escuelas seguirán siendo medias, es decir, que sus títulos habilitarían a estudios superiores y otras, en cambio serían terminales ya que sus títulos serían de oficio o técnicos, sin derecho a estudios superiores.

El ex Ministro Bullrich lo dijo en reiteradas ocasiones. Nuestro país tiene un porcentaje bajo de egresados de estudios superiores en relación a sus ingresantes[17]. No pocos propagandistas de esta política lo vienen reclamando en los medios de prensa. Juan Llach, ex Ministro de educación, sostuvo en el diario La Nación que hay que reducir el número de ingresantes a las universidades mediante cursos de ingreso para poder centrar los gastos en los que efectivamente van a recibirse[18]. Para eso buscarían seleccionar desde la escuela primaria a quienes les “da la cabeza”. Y aquí entra un ítem hasta ahora poco atendido en los debates: el informe de la escuela primaria.

La escuela Secundaria del Futuro contaría con un informe del alumno que viene de la primaria en el que se detallaría su trayectoria escolar, sus vínculos intra-escolares y los vínculos de su familia con la escuela. Este informe atenta contra el derecho a la privacidad de los estudiantes y provoca el prejuicio de las personas de la nueva institución para con ese niño o niña que a los doce años ya estaría encasillado en un perfil y podría ser la base de una selección de su trayectoria escolar.[19]

El propósito de la Secundaria del Futuro y del Plan Maestro es dinamitar la democratización de nuestro sistema educativo que se logró en la década del 80, post caída de la dictadura, producto de las luchas. Hasta entonces, la escuela media no era bachillerato para todos. Quien egresaba de una escuela técnica no podía ingresar a estudios superiores que no fueran tecnológicos y así. Incluso existía el examen de ingreso a la escuela media que desde la primaria seleccionaba a qué tipo de escuela media se podía acceder. Esta democratización se completó con la derogación de los exámenes de ingreso excluyentes a las universidades. Si bien hoy existen en algunas universidades públicas (a las privadas se accede con dinero sin más), un fracaso no marca el destino. Se puede volver a rendir sin más límite que la propia decisión.

El Plan Maestro guarda en su seno el siniestro propósito de limitar el ingreso de las capas más desfavorecidas de la sociedad a estudios superiores y dinamitar los aspectos democratizantes de nuestro sistema educativo. La obligatoriedad de 12 años de escolaridad no sería para todos, sino solo para quienes estarían progresivamente seleccionados para aspirar a estudios universitarios o terciarios.

V. La reforma laboral

La llamada revolución tecnológica traería como consecuencia, según sus mismos propagandistas, la destrucción de alrededor del 60% de los trabajos hoy existentes y supondría, por tanto, el desplazamiento de una fuerza de trabajo inmensa. El propio Ministerio de Trabajo de los EEUU así lo anuncia para el 2030[20] . Esta sería la base que permitiría a los gobiernos avanzar en una reforma laboral sin precedentes, pretendiendo eliminar conquistas de más de 100 años de la clase trabajadora en el mundo, a la manera de Brasil, tal como el gobierno del PRO, los grandes empresarios y los sindicalistas de la CGT estarían acordando post-elecciones de octubre.[21]

En ese marco se plantean afianzar una línea de relación, ya en curso en algunas administraciones del estado, que es la contratación por proyectos. En lugar de relaciones laborales, promueven que sea a través de proyectos con ONGs, fundaciones o cooperativas de trabajo. Terminado el proyecto, termina el vínculo. No hay derecho laboral a jubilación, obra social, indemnización por despido o vacaciones. Gran parte de los despidos que ocurrieron en las oficinas del estado cuando asumió Macri no eran reconocidos como tales por el Ministerio dado que se trataban de contrataciones de proyectos con terceras entidades. Una forma de tercerizar la relación laboral sin derechos.

La escuela debería preparar a las nuevas generaciones para estos cambios en el mundo del trabajo, ya que, en lugar de aspirar a un empleo asalariado, debería enseñar a que los alumnos generen sus propios ingresos. Para ello, los cursos de “emprendedurismo” que ya hemos señalado. La invitación del Sr. ex Ministro de Educación, Bullrich, a fabricar cerveza artesanal no fue un furcio.

El trabajo docente, como ya explicamos más arriba, dejaría de ser tal como lo conocemos, para pasar a la era digital donde se trabajaría con plataformas digitales, incluso, no necesariamente en la territorialidad de un edificio escolar. Esto supondría, además, una reducción de los puestos de trabajo docentes que por ejemplo en nuestro país pasaron de 550.000 en 1988 a más de un millón en la actualidad. Un ahorro de los presupuestos para los estados.

Como vemos, la reforma cierra perfecto con su primer objetivo: generar ganancias mediante la reducción de gastos en salarios y más recursos para las empresas privadas de servicios en educación.

La última palabra

El sistema educativo argentino es el producto híbrido de la voluntad de los de arriba y la de los de abajo. Sus aspectos democratizantes, en contraposición a los sistemas educativos de otros países de América Latina, no son naturales, ni obra de gobiernos, sino el fruto de la lucha de docentes y estudiantes durante estos últimos 30 años. Incluso podemos remontarnos más allá, a la próximamente centenaria Reforma universitaria del 18. La existencia de una universidad autónoma, pública gratuita, sin restricciones para el ingreso a la misma, de una escuela media con circuitos no excluyentes del nivel superior, de una docencia que ingresa por concurso público, sin digitación política y con libertad de cátedra, y de una escuela laica, ha estado en lucha permanente contra las fuerzas privatizadoras, dogmatizantes y elitistas de los sectores que defienden los intereses de los empresarios y sus reformas neoliberales en nuestra educación.

Durante el mes de Setiembre fueron los estudiantes secundarios de la Ciudad de Buenos Aires los que levantaron la bandera contra la reforma de la escuela secundaria. Tomaron 30 escuelas durante casi todo el mes, en protesta contra la intención del Ministerio de Educación de imponerla. Esta lucha estudiantil, acompañada de marchas callejeras que tuvo apoyo de familias y de docentes, abrió el debate. El Ministerio de Educación respondió en forma irresponsable, enviando un protocolo para que intervinieran fuerzas policiales, acusando a los estudiantes por usurpación, aunque luego, ante la presión de la opinión pública, retrocedió, desconociendo su autoría del mencionado documento. La mayoría de las conducciones sindicales que viven de las prebendas que otorga el gobierno mediante licencias gremiales pagas, bajó la guardia y pactó su aceptación. Otras, levantaron la voz para pedir diálogo y prórroga. Solo Ademys y el Bloque del FIT en la Legislatura sostuvieron el reclamo estudiantil de No a la reforma.

Del mismo modo que durante estos años hemos defendido los aspectos democráticos de nuestra escuela apostamos a que el ejemplo de los estudiantes habrá de marcar el camino para que derrotemos este nuevo ataque.

Señalemos, además, que no somos los “ludistas” del siglo XXI. No nos oponemos a los cambios tecnológicos. Al contrario, somos los principales interesados en que su uso sea puesto a producir más, con menos esfuerzo humano, y cuidando los recursos naturales y el ambiente para que sea sustentable para las futuras generaciones. Estamos convencidos de que podría resolverse un mejor nivel de vida del conjunto de la población, solucionar todos los problemas, de alimentación, salud, vivienda, educación. Pero el hecho que la producción sea manejada por propietarios privados cuya lógica de accionar es la ganancia individual, lo impide. Por eso, cada día es más urgente y necesario dar vuelta toda la organización social y económica de nuestra sociedad, para terminar con la irracionalidad del capitalismo que impide este salto histórico para la humanidad. Necesitamos que la economía esté organizada por los trabajadores, única fuerza social que puede hacerlo en función de las necesidades del conjunto y no individuales o sectoriales.

Queremos un sistema educativo, democrático, que sirva y acompañe la construcción de esa economía, para esa sociedad, donde la humanidad pueda emanciparse de toda forma de explotación y opresión. Eso, hace 100 años fue el sueño de la Revolución Rusa y se llamó socialismo. Su urgencia es aún más vigente que entonces.

La última palabra la tenemos nosotros, los de abajo.

 

*Laura Marrone, Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires. Bloque del FIT por Izquierda Socialista. Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA). Profesora de nivel superior.

[1]El presente trabajo se presentó en el 4to Encuentro de Docentes en Marcha en la Ciudad de Rosario, agosto 2017.

[2] https://www.clarin.com/politica/alejandro-finocchiaro-resistencia-nueva-secundaria-politica-va-implementar-igual_0_H1RykpU2Z.html

[3] https://goo.gl/HbkxC3 Documento BA Secundaria del Futuro. Vamos Buenos Aires

[4]Foro Mundial sobre la educación. Marco de Acción. Dakar. 2000, pág. 32

[5]http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002456/245656f.pdf. Education 2030. Declaration Incheon et cadre d´action. Incheon, 2015, pág. 67

[6]ForumMondial sur l´education 2015. Rapport final. pág. 27

[7] http://educacion137.com/2016/Fernando Valenzuela (Consultor, CEO de Laboratorio de Innovación en Experiencias de Aprendizaje -LINNEA Lab-). Disrupción y creatividad. [Reconstruyendo la cadena de valor de la educación.

[8] Ver Miguel Brenner en http://contrahegemoniaweb.com.ar/la-evaluacion-los-alumnos-la-evaluacion-los-docentes-la-muerte-la-pedagogia/

[9]https://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/68961/quia-n-es-sa-nchez-zinny-el-nuevo-ministro-de-educacia-n-de-vidal

https://i1.wp.com/ancla-la.info/wp-content/uploads/2016/04/FORMAR-FOUNDATION.png.

[10] La reciente transformación del PAMI en una fundación va en la misma dirección: elude el control estatal y de sus usuarios. Sectores privados se apropian de fondos enormes de afiliados cautivos.

[11]Proyecto de Ley Plan Maestro – Marzo 2017-Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, pág. 24

[12] http://cge.entrerios.gov.ar/educacion/2017/07/trabajaran-con-escuelas-rurales-para-prevencion-en-el-uso-de-agro-quimicos/

[13] Según una investigación del Conicet, la concentración de glifosato en Entre Ríos es de las más altas a nivel mundial. Una investigación publicada por la revista internacional Environmental Pollution y realizada por científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) reveló que el herbicida glifosato no hace más que acumularse en los campos argentinos, principalmente en la provincia de Entre Ríos y Urdinarrain encabeza el ranking mundial. La concentración de este agroquímico constatada en esa zona se encuentra entre las más altas a nivel mundial. El equipo de científicos también ubicó rastros del herbicida en aguas de superficie, aunque a niveles más bajos que los comprobados en el suelo.

[14]Ibíd. Valenzuela.

[15] http://www.bbc.com/mundo/noticias-37631834

[16]http://educacion137.com/2016/Panel 1 y 2

[17] http://educacion137.com/2016/ Exposición del Ministro Bullrich en II Congreso de Educación y Desarrollo Económico.

[18] http://www.lanacion.com.ar/2063062-repensar-la-universidad-para-el-siglo-xxi

[19] En algunos debates voceros del PRO aludieron al modelo alemán. En este país, la escuela primaria dura 4 años. Al cabo de los cuales las autoridades de esa institución elaboran el informe del egresado o la egresada indicando qué trayectoria escolar le corresponde seguir. Existe la Hauptschule que durante 5 años más  prepara para una formación profesional práctica, de oficio, a la que en general ingresan los inmigrantes o sus hijos.la RealShulle que dura 6 años más, en total 10 y habilita a trabajos de servicios e industriales. luego está en Gimnasium, que dura 8 años más, en total 12 que es la que permite cursar estudios superiores.  El informe de la escuela primaria se puede recurrir administrativamente, pero es muy difícil dar vuelta lo que determinó la institución primaria. El eje de la currícula es matemáticas y lengua. El resto de las materias se dan en función de la orientación del bachillerato. Las que no están dentro de la orientación se organizan por proyectos, pero sin docentes especiales para esas materias. El Jardín de Infantes se organiza con salas multiedad. El modelo alemán garantiza así, la reproducción social de acuerdo al origen de cada uno ya que a los 10 años de edad los condicionantes socioeconómicos y culturales, por ejemplo de la población inmigrante, no dieron tiempo a que la escuela compensara las diferencias.

[20] Ibíd. http://educacion137.com/2016/ Valenzuela.

[21] https://www.idea.org.ar/coloquio 2017

Compartir:

Sobre nosotros Laura Marrone

Legisladora Ciudad de Buenos Aires - FIT-Izquierda Socialista (2017) 2019 Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA) Trayectoria laboral Profesora de Enseñanza Superior (2012-2018) Maestra (1984-2012) Cajera de venta de hamburguesas (París 1981-1983) Mucama de hotel (París 1981) Empleada en fábrica metalúrgica (Madrid 1979-1981) Bibliotecaria (1973-1976) Trayectoria política Fue Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys (2010-2013) Vicepresidente de UMP-CTERA (1985-1989) Exiliada política por estado de sitio (1979-1983) Militó en la Liga Socialista de los Trabajadores de Francia y en el movimiento de los inmigrantes sin papeles de París Militó en Comisiones Obreras de España, en la rama metalúrgica en Getafe, España. Fue expulsada de España durante el Tejerazo. (1981) Presa política de la dictadura (1976-1979) Delegada de nivel superior en la UEPC-CTERA- Córdoba (1973-1976) Delegada estudiantil en la Facultad de arquitectura (1971-1973) Ingresó a la corriente morenista a la cual perteneció hasta la actualidad 1971-2018 en sus diferentes organizaciones. PRT-La Verdad, PST, MAS, Izquierda Socialista. Militante del movimiento tercer mundista del catolicismo en Córdoba (1969-1971) Escribió libros de texto para el nivel primario y secundario para Estudios Sociales y Formación Ciudadana. Artículos sobre política educativa.

No se admiten más comentarios