No a los despidos en PepsiCo

 
Hoy estuve en la planta de PepsiCo, acompañando a los trabajadores despedidos.

 

 

 

Hace años los trabajadores de Pepsico vienen denunciando el vaciamiento de la planta Florida (con cierre de líneas de producción, retiros voluntarios, etcétera).El objetivo de la multinacional es trasladar la producción a otra planta de la firma en Mar del Plata, donde las condiciones de trabajo son más precarias, mayores ritmos de producción y peores salarios, o bien seguir produciendo en Florida pero incorporando nuevos obreros más flexibilizados, sacándose de encima la comisión interna combativa. Así la empresa baja los costos y sigue aumentando sus ganancias a costa de más despidos. Todo esto en sintonía con las políticas pro patronales impulsadas desde el gobierno de Macri, el ajuste generalizado y con la complicidad de la CGT que deja pasar los despidos de a miles.

Destacamos que los despedidos de PepsiCo se suman a una gran lista de nuevos desocupados, que engrosan las filas del ejército de reserva en nuestro país. Desde que asumió el gobierno de Macri, han sido miles las familias que se han quedado sin trabajo. Unos días atrás el INDEC mostró que, en lo que van del primer trimestre del 2017, la desocupación creció a 9,2%, lo que significa 1,6 puntos por encima del 7,6% del primer trimestre del año anterior.

En este contexto, la burocracia sindical del gremio de la alimentación encabezada por Daer se “comprometió a pelear” por indemnizaciones “dignas”, descartando rápidamente la pelea por la reincorporación de los trabajadores, en un contexto dónde crece la desocupación y conseguir trabajo se vuelve una tarea muy compleja. En la mañana del lunes una gran cantidad de despedidos se reunieron en asamblea en la puerta de la fábrica dónde decidieron la ocupación de fábrica. Con la ocupación los trabajadores profundizan la lucha por sus fuentes de trabajo y resisten cualquier intento de vaciamiento que pueda llevar adelante la empresa.

Desde el Frente de izquierda, nos solidarizarnos y apoyamos la lucha de los trabajadores y trabajadoras de PepsiCo por el mantenimiento de sus fuentes de trabajo. Exigimos al gobierno que si Pepsico no reincorpora a los 600 despedidos, la planta sea estatizada y puesta a producir bajo control de los trabajadores.

 
Compartir:

No se admiten más comentarios